Rosario fuerte crítica de estibadores al concejo por permitiredificaciones en el puerto

El gremio de los estibadores del puerto local se declaró en estado de alerta y movilización contra la decisión del Concejo de permitir algunas construcciones en tres hectáreas asentadas en zona portuaria. “Lo que aprobaron los concejales es una locura, es como habilitar a que se construya una torre en medio de una plaza”, disparó Cesar Aybar, titular del Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa). El dirigente remarcó que mientras el gremio lucha para ampliar la terminal portuaria y la actividad productiva, “el municipio deja abierta la puerta a un negocio inmobiliario”.

Aybar encabezó ayer una acalorada asamblea del Supa, un día después de que los ediles sancionaron un nuevo marco regulatorio para dos lotes emplazados en acceso sur y 27 de febrero.

La norma aprobada, basada en un mensaje de la Intendencia, permite levantar en el predio un centro empresarial, laboratorios de análisis de granos, playa de estacionamiento, estación de servicio, centro mayorista comercial de productos elaborados por la agroindustria, depósito fiscal, espacio para exposición y comercialización de autos, camiones y maquinaria agrícola y helipuerto.

“Este gobierno de Rosario y Santa Fe no entienden el trabajo y la actividad del puerto rosarino. Quisieron implementar el Puerto de la Música, ahora van por otro emprendimiento privado”, se quejó Aybar.

Para el dirigente gremial “es un atropello esta resolución que fue inconsulta tanto con los trabajadores como con la empresa privada que desarrolla tareas en el puerto (Terminal Puerto Rosario TPR) y tampoco al Ente administrador portuario (Enapro)”.

Aybar contó que los abogados del gremio están evaluando las acciones legales a iniciar tanto ante la Justicia como en el propio Concejo. “Lo que no vamos a hacer es quedarnos de brazos cruzados”, advirtió.

Según Aybar, “estas hectáreas ubicadas en zonas portuarias hay que destinarlas a la actividad productiva. El Concejo votó otra cosa, parece más bien buscar un negocio inmobiliario”.

Desde la oposición en el Concejo, la concejala Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular) sumó otra objeción: “Aprobaron que se construya en predios del área del portuaria que no tienen salida al exterior”, observó.

La edila planteó además que lo sancionado “permite afectar los terrenos particulares para usos que son incompatibles funcional y ambientalmente con las actividades que se desarrollan en el puerto y porque además las parcelas en cuestión carecen de accesibilidad desde la vía pública”.

Según Gigliani, “parece que pudo más la insistencia lobbista que durante años trató de conseguir el objetivo de cambiar los usos a esas tierras que el municipio había dado a principios de los `90”.

Luego recordó que “este expediente tiene larga data. Arrancó en 1982, cuando se creó la empresa Playa Puerto. En el medio hubo pedidos de todo tipo: desde que se pueda instalar un supermercado, hasta que se pueda construir un casino con hoteles y áreas de esparcimiento. Todo esto sin olvidarnos que estamos hablando de un predio que no tiene salida al exterior, es decir, no tiene accesibilidad a la vía pública”.

“Queremos que se entienda que este Concejo le está otorgando indicadores urbanísticos a dos lotes que no tienen salida al exterior. ¿Alguien puede explicar cómo se va a entrar y salir del lugar si no hay predio permitido para tal tránsito?”, se preguntó Gigliani. (La Capital – Rosario)